Wood vinegar, una alternativa real al Glifosato

La Cátedra de Medio Ambiente en colaboración con la Dirección General de Carreteras de Castilla-La Mancha, trabaja en el desarrollo de un nuevo herbicida de origen natural que permita reemplazar al glifosato.

La creciente concienciación de la sociedad  por el cuidado del medio ambiente de los últimos años ha puesto en el punto de mira a los herbicidas sintéticos. Particularmente importante es el caso del glifosato, el  herbicida más utilizado en el mundo, que en marzo de 2015  fue calificado por la Agencia Internacional para la Investigación contra el Cáncer (IARC) como ‘probablemente cancerígeno’ para el ser humano. Por este motivo, el Parlamento Europeo solicitó su prohibición, estableciendo una moratoria de 7 años, para prácticas agrícolas y ganaderas.Esta clasificación ha hecho que algunos países como Francia hayan prohibido la venta de herbicidas que contienen dicho compuesto. Algunas ciudades y municipios españoles, como Barcelona, Ingenio (Gran Canarias) y Cabildo (Lanzarote), también han prohibido la utilización de glifosato en jardines y parques públicos. En Estados unidos algunos estados como el California han comenzado a etiquetarse este producto como cancerígeno. Se espera que en los próximos meses más ciudades españolas sigan prohibiendo el uso de glifosato, por lo que resulta interesante investigar en nuevos herbicidas alternativos al glifosato. Una de estas alternativas es el llamado wood vinegar o vinagre de madera, un biolíquido obtenido en la pirólisis de biomasa, proceso que, además, contribuye al consumo sostenible de recursos naturales.
El wood vinegar es la fracción acuosa resultante de la condensación de los gases del proceso de pirólisis de biomasa. Esta fase se compone principalmente de agua (80-90%) y más de 200 compuestos orgánicos entre los que destacan ácidos, alcoholes, fenoles, aldehídos o esteres (10-20%). Presenta numerosos aplicaciones, pero actualmente su interés radica fundamentalmente en su uso como herbicida, postulándose una alternativa ecológica a los herbicidas sintéticos tradicionales.

Para demostrar que el wood vinegar puede sustituir al glifosato, llevaremos a cabo durante 2016 y 2017, en colaboración con la Dirección General de Carreteras de Castilla-La Mancha, el proyecto denominado ‘Valoración de la efectividad de un herbicida de origen natural en carreteras de Castilla-La Mancha’. Hasta el momento se han obtenido resultados bastantes satisfactorios que permiten pensar en el  Wood Vinegar como una buena herramienta en el control de hierbas, como muestran las siguientes imágenes:

Por tanto, el uso de wood vinegar como herbicida tendría un beneficio doble sobre el medioambiente: su uso reduciría la presencia del glifosato en el medio natural, y, además, como es obtenido a partir de residuos forestales o agrícolas, permite reducir el riesgo de incendios, disminuyendo así las emisiones de CO2 a la atmósfera.