Se presenta la memoria de los últimos 7 años de Vigilancia en la Laguna de Meco para la restauración del humedal.


Con la reciente aprobación de la Modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) del municipio de Meco (Madrid) el espacio ocupado por la laguna de Meco se asegura como zona verde. Además, se presenta una oportunidad para su restauración y manejo y para solucionar los problemas ambientales que se estaban detectando. El espacio reservado para el humedal, de 25 hectáreas, conservará sus valores naturales entre las naves destinadas a la logística. Se plantea una nueva solución que puede servir de modelo para que las aguas pluviales de zonas urbanizadas puedan generar puntos de biodiversidad en espacios humanizados, sin que sea necesario emprender grandes, costosas y perturbadoras obras de canalización. 

La Cátedra de Medio Ambiente de la Universidad de Alcalá lleva estudiando este enclave semanalmente desde su formación, y dispone de datos precisos desde el año 2009. 
Durante estos años se ha registrado un importante número de especies: 167 de aves avistadas, 10 de mamíferos, 11 de reptiles y anfibios, 28 de lepidópteros diurnos, y algunas especies vegetales interesantes. Entre las aves, destaca la nidificación de fumarel cariblanco, gaviota reidora, zampullín cuellinegro, cigüeñuela, y otras acuáticas. Se han observado en paso a la malvasía cabeciblanca, porrón pardo, tarro blanco, ánsar común, cerceta carretona, garza imperial, garcilla cangrejera, cigüeña negra, etc.

 Entre las aves en paso destacan los limícolas; correlimos común, tridáctilo, de Temminck, menudo, andarríos grande y bastardo, vuelvepiedras, agachadiza chica, etc. Además, es una zona de campeo para distintas rapaces como el aguilucho lagunero, el cual además es nidificante desde 2013. Durante estos años se han anillado cientos de ejemplares de diferentes especies, muchos de ellos limícolas, siendo quizás la zona de anillamiento más importante de Madrid para estas especies.